Entre   |  Regístrese

Palabras de morsa el blog de Irene Lozano


Tamaño de texto: A | A | A

12 de enero, 2010

Cada vez más locos o más solos

 

Los primeros que se atrevieron a usar los manos libres para hablar por el móvil sufrieron el estigma de los pioneros: iban por la calle parloteando como solos y el gentío se apartaba de ellos igual que de los locos. En pocos años, la tecnología ha cambiado nuestra forma de percibir el mundo. El otro día me crucé con un loco que hablaba solo mientras gesticulaba con las manos y pensé que estaba hablando por teléfono.

 

Ahora hay que poner más atención a los detalles para identificar a los enajenados. En la Fundación Jiménez Díaz, una doctora esquizofrénica llevó a cabo hace unos años una escabechina. Lo recordaréis: mató a tres personas a puñaladas e hirió a varias más. Era una enferma mental: loca, para abreviar. Sus compañeros lo sabían porque habían observado con minuciosidad su comportamiento: hablaba con el ordenador apagado, declararon algunos de ellos. Si hubiera hablado con el ordenador encendido, no habría despertado sospechas: se sobreentiende que puede haber alguien al otro lado –en un foro, una webcam-, pero sobre todo, se tiene por razonable que uno se cague en la nación entera de la máquina cuando nos la juega, cosa bastante habitual. También puede uno hablar solo con el iPod y con el iPhone; naturalmente, puede departir solo con el Kindle si no hay acuerdo respecto a qué libro electrónico abrir; y hablar solo con el mando a distancia es ya una costumbre.

 

Hay, no obstante, en el sintagma “hablar solo con el iPod” o cualquier otro de los que he escrito en el párrafo anterior, una contradicción lógica que me alerta. No se puede hablar solo y con algo al mismo tiempo, pero el desarrollo tecnológico parece estar logrando ese prodigio para nuestra especie.

 

Decía Wittgenstein que “los problemas filosóficos surgen cuando el lenguaje se va de vacaciones”. Yo creo que es al revés: que el lenguaje se marcha porque hay un problema filosófico, o sea, que las palabras confusas no son la causa, sino la consecuencia de algo que está ocurriendo en el subsuelo del lenguaje, la filosofía. No sé si vamos enloqueciendo a causa de la tecnología o si gracias a ella guardamos la apariencia de cordura. Quizá estamos meramente más aislados, sin siquiera aquella expectativa machadiana -“quien habla solo espera hablar a Dios un día”- que quizá no fuera, después de todo, sino la forma más radical de locura.

Compartir

ImprimirImprimir EnviarEnviar
Inicie sesión o regístrese si quiere identificar sus comentarios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato

CAPTCHA
Rellene el código de la imagen / Resuelva la operación matemática

(*) Campos obligatorios

Al enviar tu comentarios estás aceptando los términos de uso.

Estoy totalmente de acuerdo con lo que expones en el articulo. Como muy bien dices, el lenguaje se marcha porque hay un problema filosófico. Realmente vamos enloqueciendo a causa de la tecnologia, que nos da apariencia de compañia, pero en realidad creo que estamos cada vez más solos y más locos ó más locos y más solos(aunque estemos rodeados de multitudes) en realidad cada dia la gente está y se siente más sola.

Por otra parte, para ti, Irene, quiero decirte, que tú, ....eres  Un soplo de aire fresco que entra en nuestras vidas en cada una de tus palabras y articulos.

Gracias por todo lo que nos das. Un saludo Irene.

Gadgets, gadgets y mas cacharros que se vuelven pronto ciberbasura de dificil reciclado....Guerras por el coltan, acuiferos contaminados con cadmio de las baterias... Y sin embargo, en casa solo persiste el viejo libro de Austral, amarillento, pero intacto...

Aviso para ciberadictos: todo es veneno, depende de la dosis

Gracias, Irene

ISSN: 2173-4186 © 2021 fronterad. Todos los derechos reservados.

.